christian-diokno

Hoy hace un día lluvioso en Barcelona y mi amiga me está explicando, mientras comemos, que ha conocido a una persona que le va a presentar a otra, que ésta, a su vez, le va a dar entrada no sé dónde… Mi mente viajera, que es más viajera si cabe que yo, desconecta, y me transporta rápidamente a la clase que he impartido esta mañana en la UAB sobre guānxi y la construcción de las relaciones en el mundo de los negocios en China. Seguidamente, iniciamos el debate de cómo se manejan las relaciones de negocios según la cultura y, si nosotros, en Barcelona, nos acercamos más al modelo chino o al americano.

 
SU ORIGEN

El guānxi tiene su origen en el confucionismo, las dos silabas que componen la palabra significan “puerta” y “conexión”. Son esas relaciones creadas para intercambiar favores recíprocos, de por vida. Relaciones basadas en la confianza, que convierten en familia a aquellos que la comparten. Estos lazos son tan fuertes que en algunos países de oriente son, en muchos casos, la base de los negocios, la economía y la política. Guānxi requiere también Ganging, que es la profundidad de esa relación, y del Renqing u obligación moral de mantener esa relación a largo plazo.

SU SIGNIFICADO

No debemos de confundirlo con el networking, de procedencia norteamericana y que hemos adoptado como propio en nuestro mundo occidental. El networking, está basado en el puro interés, y en el corto plazo. En los Estados Unidos, somos capaces de intercambiar tarjetas en un avión, hablar sobre los respectivos trabajos, emocionarnos con posibles colaboraciones… pero una vez nos levantamos del asiento y nos ponemos la chaqueta… si te he visto, no me acuerdo. A no ser, claro está, que requiera de tus servicios y contacte gracias a la tarjeta que se guardó de manera no muy cuidadosa en algún bolsillo. Guānxi no tiene nada que ver con ese networking de usar y tirar.

Lo que el guānxi requiere es tiempo y, el tiempo, es otra variable que percibimos de forma diferente en occidente respecto de oriente. El tiempo se percibe según la cultura, como un commodity al uso, lineal, mono crónico o poli crónico, pero siempre diferente. En la India, por ejemplo, el tiempo es eterno, en occidente, el tiempo es oro.

Guānxi necesita tiempo, y el tiempo es justo, en el mundo occidental, lo que no queremos invertir. La sociedad del aquí y ahora. Guānxi es como las lentejas u otros menesteres, no lo puedes hacer rápido.

Le acabo hablando que, en Barcelona, me parece que el guānxi es más importante que en otras comunidades, yo que he vivido muchos años fuera, nunca sentí tanto la necesidad profesional de conocer gente, de no quedarme desconectada, de establecer esas redes que te conectan al final con el mundo.

Y mi amiga, me dice que las conexiones son importantes en todo el mundo, y como experta en temas interculturales la he de corregir y, le explico que en Alemania si entras en un trabajo por referencias, no estás bien visto. Aquí hubo una época que era despectivo el “enchufismo”, hoy en día lo vivimos con cierta normalidad. Además, las diferencias vienen por la forma en que se desarrollan estas relaciones.

Luego pensándolo, creo que parte de razón tiene, y que LinkedIn nos está ayudando a todos a ser una sociedad conectada y de hacer un uso mercantil de las relaciones. Si es positivo, negativo, exclusivo o poco inclusivo, justo o injusto, dependerá de los ojos con que se mire. Pero, como concepto, también americano, se acerca más al networking que al guānxi chino.

Acabando la comida le pregunto a mi amiga, ¿Crees que en nuestra ciudad desarrollamos las relaciones basándonos en networking, o como los chinos, somos más de relaciones profundas? Pues mira, me responde muy acertadamente mientras le da el último sorbo a su cortado, yo creo que lo nuestro a la hora de estrechar relaciones …es la sobremesa… Y lleva razón.

 

by Isabel Martínez-Cosentino Ramos